¿Elegir una casa rural para esquiar?

Cuando se piensa en el esquí, ya hay mucha gente que empieza a romper con el estereotipo de pistas de esquí – estación – hotel. La mentalidad tradicional de vacaciones en la nieve, unido al hotel, con el elevado coste que además supone, se está poco a poco transformando. Son muchos los que están viendo en las casas rurales una alternativa extraordinaria de cara al deporte de la nieve, y todo lo que el mismo rodea.

Vamos a dar 3 claves por las que elegir una casa rural para esquiar.

Primera-Entorno

Sin duda el esquí va asociado al deporte en familia o con amigos. Pocas actividades  permiten esa interrelación con más ventajas que el deporte de la nieve. Todos hemos vivido las fases en las que nuestros padres nos enseñaban a ponernos encima de una tabla, y a su vez posteriormente nosotros hemos pasado por la misma experiencia con nuestros hijos. La satisfacción de ver esa primera bajada de nuestros pequeños, haciendo cuña por una ladera, bajo nuestra atenta y protectora mirada, es algo que siempre guardaremos en nuestra memoria.

No hay mejor forma de continuar con esa relación de amistad o familiar, que continuar en un mismo espacio común, contando las distintas batallas de nuestra jornada de esquí. Nada es parecido a permanecer juntos en una acogedora casa rural, en donde todos compartiremos esos momentos únicamente rodeados de los nuestros. Risas, comentarios y anécdotas tienen su toque especial  en una casa rural.

La Borda nevada

Segunda-Tranquilidad

Después de una dura jornada en pistas, compartiendo remontes con miles de personas, una de las claves por las que elegir una casa rural para esquiar, es sin duda la tranquilidad que se respira en ellas. En las Casas de Satué, hemos podido apreciar, como temporada tras temporada, la gente nos elige por la desconexión que se produce al llegar a nuestras casas. En un pueblecito de no más de 15 viviendas,  donde en invierno no encontraremos más de un  par de familias en ellas. El contraste de estaciones de esquí, como Formigal con capacidad de hasta 50.000 personas a la hora, es brutal, con la paz que se respira en un entorno,  donde no escucharas más que el sonido del silencio roto por las voces de tus amigos o seres queridos. Hay cosas que no tienen precio y esta es una de esas cosas.

https://www.formigal-panticosa.com/

casa rural esqui las casas de satué

Tercera-Planificación

No nos damos cuenta, pero nuestro día cambia radicalmente, cuando del deporte de la nieve se trata. A todos nos gusta exprimir el esquí, eso suele suponer que nuestra prioridad nunca es la comida, en pistas quien más quien menos, se da por contento con un ten ten pie. Eso sin pensar en lo que supone económicamente comer en pistas. Una buena merienda cena en torno a las siete de la tarde, suele ser la solución perfecta. Lo ideal en ese caso es la casa rural, nosotros organizamos nuestro tiempo sin tener que pensar en los horarios comerciales. Bien sea en hoteles o en restaurantes, estos no se ajustan a lo que una jornada de esquí nos demanda. El tener nuestra propia cocina, nuestra nevera, con todos los productos apropiados para recargar energías, haciendo de ese momento de la merienda-cena, la culminación perfecta junto a una acogedora sobremesa.

Hemos dado tres claves por las que elegir una casa rural para esquiar pero podríamos dar muchas más, naturaleza plena, espacio, comodidad, etc. Serían otros aspectos a destacar.

No lo dude, experimente la práctica del bello deporte del esquí alojado en una casa rural. Verá como un mundo lleno de ventajas se le abrirá llenando de plenitud esos momentos.

Por supuesto estaremos encantados si elige Las Casas de Satué como su casa rural para vivir esa experiencia.

Sin olvidar otras muchas actividades  que se pueden tener para días en las que las condiciones de pistas nos obliguen a buscar alternativas.

Actividades

Les indicamos el enlace por si quieren reservar:

http://www.lascasasdesatue.es/

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Contacte con nosotros

Envíenos un mensaje y contactaremos con usted lo antes posible.

Formigal 2019